Aversión sexual primaria y otros tipos

Aversión Sexual

 La aversión sexual es el más extremo de los trastornos relacionados con el sexo, y podríamos considerarlo como lo totalmente opuesto a la adicción al sexo.

Como veníamos diciendo, el trastorno de la aversión sexual consiste en un rechazo total hacia el contacto o relación sexual, la cual puede causar miedo, asco, ansiedad o repulsión. No debe confundirse o relacionarse con la asexualidad. Es difícil estimar a cuantas personas afecta este trastorno, puesto que muchos y muchas no acuden a consulta. Se estima que en torno a un 10% de los hombres sufren este trastorno, mientras que en las mujeres esta cantidad puede ser un poco superior, en torno al 15 o 20%. En los casos más extremos, la aversión sexual no solo provoca un rechazo hacia el contacto sexual o genital, sino que también puede conducir a rechazar cualquier otro tipo de contacto, como una simple caricia, que esté relacionado con una etapa pre coital.

 La aversión sexual puede catalogarse en:

  • Aversión sexual primaria (si esta ha estado siempre presente en nuestra vida)
  • Aversión sexual secundaria
  • Aversión sexual generalizada o situacional, esto es, si se da con todas las parejas sexuales o solo con algunas.

 Las causas de la aversión sexual suelen ser de tipo psicológicas, aunque también pueden estar provocadas por causas físicas, especialmente relacionado con el dolor durante el sexo, el cual puede ser provocado por algún problema, enfermedad, u otro trastornos sexual, como puede ser la dispareunia, el vaginismo, sufrir disfunción eréctil, eyaculacion precoz

Entre las causas psicológicas causantes de la aversión sexual están:

  • Haber sufrido de abusos sexuales o de alguna experiencia sexual traumática
  • Haber sido educado en un ambiente represivo con el sexo, etc.

Todos estos problemas pueden causar una fobia hacia el sexo.

 Aunque se trate de un trastorno sexual muy grave, existen diversos tratamientos. Cada uno de ellos está orientado a solucionar el problema o problemas que hayan causado la fobia o aversión al sexo. La terapia sexual o la psicoterapia son dos muy buenas opciones psicológicas para tratar el problema de aversión sexual, así como la terapia de pareja. Lo que no debe hacerse es dejarlo pasar y no acudir a recibir tratamiento sea la causa que sea, así que no lo dude ni un momento.

Para más información puede llamar al telf. 91 328 0603 o simplemente rellenando el formulario y nos pondremos en contacto con Ud.  

¿Te Ha Gustado el Post?   ¡No te pierdas los siguientes! Suscríbete GRATIS y recibe nuestros siguientes posts. Te aseguramos  contenido de Alto Valor y Calidad.