Cómo identificar y curar un absceso testicular

absceso testicular
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Un absceso es una colección de materia o pus en determinado órgano del cuerpo, producto de un proceso infeccioso. Un claro ejemplo es el absceso prostático. Este pus o material purulento, puede localizarse en un testículo, llegando a formar lo que es un absceso testicular. El absceso en el testículo, por suerte, es un trastorno poco frecuente, pero de gravedad importante y que puede llegar a destruir completamente al testículo afectado. Veamos más sobre esta dolencia y lo más importante, ¡Cómo tratarla!

¿Qué es un absceso testicular? Síntomas para identificar el absceso en el testículo

  • El dolor es el síntoma cardinal en todo absceso testicular, ya sea localizado en testículo o en toda la zona genital masculina.
  • Aumento de volumen.
  • Calor intenso localizado en área testicular.
  • Malestar general.
  • Molestias urinarias.

Cuando un paciente llega manifestando dichos síntomas hay que realizar un diagnóstico correcto y diferenciar si la infección está localizada en testículo o en otras estructuras dentro del  escroto.

Al realizar el examen físico en estos pacientes puede suceder que el dolor y la inflamación hagan imposible el detectar en dónde exactamente se encuentra el proceso infeccioso que está dando como resultado un absceso. Ya que el dolor y la deformación de las estructuras de la zona no hacen fácil el descarte por parte de médico examinador. Por ello, en última instancia, la ecografía escrotal de la zona va a definir el diagnóstico correcto y es de solicitud obligada en estos casos.

Una vez que hemos definido y diagnosticado que el caso se trata de un absceso en bolsa escrotal, el tratamiento rápido es obligatorio, puesto que el testículo podría llegar a perderse por destrucción completa.

Causas de un absceso en el escroto: infecciones y ETS, causas comunes del absceso escrotal

La causa fundamental es una infección de la zona, generalmente secundaria a una infección en el epidídimo o en los conductos que transportan el semen y espermatozoides:

  • Infecciones urinarias a repetición.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS).
  • Infecciones del epidídimo recurrentes. (epididimitis u orquiepididimitis).
  • Traumatismo en los testículos complicado con infección.

Tratamiento del absceso en bolsa escrotal

De inicio, el tratamiento  médico para el absceso escrotal es la prescripción de antibióticos. Primero de forma empírica (sin saber qué germen exactamente está produciendo la infección). Normalmente se dan derivados de la penicilina de tercera o cuarta generación.

Al inicio debemos haber solicitado un cultivo de orina o de secreción de la zona en busca del germen causal, con lo cual, con el resultado, administraremos el antibiótico adecuado. Normalmente, la mayoría de pacientes responde bien a la terapia oral de antibióticos.

No obstante, existe la opción de una intervención quirúrgica. En aquellos hombres con absceso en el escroto que no responden bien en las primeras 24 a 48 horas a la toma de antibióticos, es imprescindible realizar el drenaje quirúrgico de este absceso. Ya que de no hacerlo, el testículo se infarta, teniendo que extirpar dicho testículo.

Si no se trata a tiempo este padecimiento infeccioso, la infertilidad puede llegar a ser una complicación. Además, la vida sexual del paciente puede verse comprometida también. La autoexploración es muy útil para buscar ayuda especializada que trate y corrija rápidamente esta infección evitando así las serias complicaciones que devienen de un absceso testicular. Si crees tener este o cualquier otro problema relacionado con los órganos íntimos, ¡ven a vernos!

Deja un comentario