¿Es malo aguantar la orina?

aguantar la orina
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El aguantar las ganas de orinar se ha convertido en algo frecuente, sobre todo en la población femenina, debido a múltiples factores, entre ellos, la falta de tiempo, el deficitario estado de higiene de los servicios públicos o de restaurantes o cines o estaciones de transporte. Incluso la velocidad de la vida diaria puede hacer que la necesidad de orinar se postergue. ¿Es malo aguantar la orina? ¿Es verdad que tiene relación con problemas como los cálculos en la vejiga? ¡Respondemos a este gran interrogante!

¿Qué problemas puede provocar aguantarse la orina?

Normalmente, cuando aguantarse el pis se hace de forma esporádica, no debería suponer ningún problema. El problema suele aparecer cuando las ganas de orinar de frenan durante períodos prolongados de tiempo y de forma frecuente, haciéndose una práctica habitual. Entre los problemas que suelen aparecer con mayor frecuencia se encuentran los siguientes:

Infecciones urinarias a repetición: Sabemos que la vejiga puede contener hasta 2 litros de orina en condiciones extremas. Sin embargo, lo cotidiano es que cuando el volumen de orina llega de 300 a 350 mililitros, el deseo de orinar (reflejo de micción) se activa y aparece dicho deseo. También sabemos que la orina contiene numerosas sustancias de deshecho de nuestro metabolismo diario, muchas de ellas ácidas, y con alto contenido de amoníaco, pudiendo alterar el normal funcionamiento de las paredes de la vejiga, uretra y músculos de la vejiga como el esfínter interno y el músculo conocido como Detrusor.

-Cuando la práctica de retener la orina por largos periodos de tiempo y de forma reiterada, la orina es capaz de volverse un “caldo de cultivo” para el crecimiento de bacterias que pueden originar infecciones urinarias, de las cuales, la Cistitis es la más frecuente. A veces esta cistitis puede acompañarse de un cuadro de verdadera infección, con dolor en el bajo vientre, alteraciones en la evacuación de la vejiga e incluso fiebre. Pudiendo requerir tratamiento antibiótico en la mayoría de los casos.

Más consecuencias de aguantar la orina: cálculos y pielonefritis, entre las patologías derivadas de aguantarse el pis

-Alteraciones de la pared de la vejiga: Los músculos potentes que forman la vejiga, con tanta dilatación del reflejo de micción, pueden desarrollar una alteración de repleción, provocando una vejiga hipotónica (orinar poco y sin fuerza por parte de la vejiga). También llamada vejiga complaciente, que hace que siempre queden restos de orina que no terminan de evacuarse en cada micción. Esto puede terminar en un ensanchamiento de la vejiga, alterando totalmente el funcionamiento normal del reflejo de micción. A esto se denomina “Vejiga Perezosa”.

-Formación de cálculos en la vejiga o uréteres: Cuando aguantar las ganas de orinar se hace frecuente y de manera prolongada, los minerales que han de desecharse por la orina, se van depositando pudiendo llegar formar cristales de diversos tamaños, consiguiente obstaculizar el normal flujo de orina por los conductos urinarios, ya sea por la uretra o por los uréteres. El dolor causado por un cólico nefrítico (obstrucción de orina e inflamación del conducto respectivo) es el más intenso de los que se pueden padecer, según varios autores. Además del dolor, también pueden causar sangrado al orinar, obstrucción de orina, infecciones, e incluso alterar el funcionamiento de los riñones provocando insuficiencia renal aguda primero o insuficiencia renal crónica posteriormente. Esto sucede cuando ha llegado a establecerse un reflujo de orina hacia los riñones.

-Pielonefritis: Esta es una infección del riñón propiamente dicho y es una de las consecuencias de aguantar la orina, en un caso extremo. Se puede dar por un reflujo constante y permanente de contener la micción. Todos los desechos se retienen y el crecimiento de microorganismos como bacterias es abundante, originando esta infección renal. El cuadro clínico suele ser bastante aparatoso con fiebre muy alta, vómitos, dolor en bajo abdomen y postración. El ingreso hospitalario para aplicar antibióticos potentes por vía endovenosa suele ser la conducta médica correcta.

En términos generales, el aguantarse la orina es una práctica nada saludable y no recomendable. Salvo que se trate de una situación puntual, no pasaría nada. Pero si se trata de una práctica frecuente y por mucho tiempo, las alteraciones antes descritas suelen aparecer y requieren de tratamiento médico cuanto antes.

Consejos a la hora de aguantar las ganas de orinar

  • Evitar aguantar la orina en la mayoría de los casos.
  • Evacuar la orina antes de salir de casa.
  • Enseñar sobre todo a las niñas, las posibles consecuencias de aguantar la orina.
  • Enseñar incluso en las escuelas, de las posibles complicaciones de aguantar la orina.
  • En Atención Primaria de Salud que es donde más frecuentemente se ven estos casos, debemos educar a la población sobre los hábitos saludables urinarios.

¿Te has quedado con dudas? Déjanos un comentario o ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos Relacionados

Deja un comentario