Alcohol y disfunción eréctil: una relación más que directa

alcohol y disfunción eréctil
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Alcohol y sexo no son una muy buena combinación. Aunque si bien es cierto que el consumo de alcohol nos otorga ciertas inhibiciones, sus repercusiones para cumplir satisfactoriamente el acto sexual pueden ser grandes. Ya lo dijo el propio William Shakespeare, “el alcohol provoca el deseo pero frustra la ejecución”. ¿Cuál es la relación entre alcohol y disfunción eréctil? ¿Es cierto que el alcohol produce impotencia? ¡Salgamos de dudas sobre una de las clásicas causas de un gatillazo!

Alcohol y sexo, malos amigos: el alcohol produce impotencia en los hombres y falta de lubricación en las mujeres

Tanto en hombres como en mujeres, el consumo de alcohol puede ser la causa de algunas disfunciones sexuales. Por ejemplo, en los hombres puede causar disfunción eréctil o problemas de eyaculación. El clásico de «cuando tomo alcohol no tengo erección» es mucho más que una fras hecha. Por su parte, en la mujeres puede provocar que no se produzca una correcta lubricación, lo que puede conducir a tener relaciones sexuales dolorosas.

El consumo excesivo de alcohol es una de las principales causas de la disfunción eréctil entre los jóvenes de 18 a 35 años. Se estima que en más del 60% de los casos de problemas de erección, el alcohol es la causa. Puede ser también el causante de los temidos gatillazos. Pero, ¿cuál es la explicación científica a la disfunción eréctil por consumo de alcohol? Veámosla a continuación.

Alcohol y disfunción eréctil: ¿cómo afecta el alcohol a la erección?

Veamos cómo afecta el alcohol a la erección y de qué forma la dificulta. Es bien sabido que el alcohol deshidrata nuestro organismo. Esta falta de hidratación puede disminuir la cantidad de sangre que lleva oxígeno a nuestros genitales y dificultar la excitación sexual, lo que puede causar esa temida impotencia por alcohol. Pero además también puede provocar otra disfunción sexual muy conocida pero que quizá no asociabas con las bebidas espirituosas: la eyaculación precoz.

Esta dificultad se produce por una disminución sensorial en el pene, es decir, pierde sensibilidad en el glande. Pero el alcohol no solo afecta a nuestro sistema circulatorio, sino que también a nuestro sistema nervioso, lo cual hace que la información que envía nuestro cerebro a los órganos y músculos encargados de la erección no llegue. O bien puede provocar otros efectos igualmente desagradables y frustrantes, como la cefalea coital. Alcohol e impotencia, por tanto, son dos ingredientes que nos pueden arruinar esa velada sexual.

Moderación, la mejor solución para la disfunción eréctil por consumo de alcohol

Por supuesto no queremos decir con ello que no se pueda beber alcohol si lo que se quiere es evitar sufrir problemas de erección, simplemente este debe consumirse con moderación si quieren evitarse los factores de riesgo. En definitiva, para reducir el riesgo de padecer problemas como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz entre otros, es importante intentar llevar una vida lo más saludable posible, no abusando del alcohol, reducir o eliminar el consumo de tabaco, llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio.

En vuestro próximo encuentro sexual, recordar que aunque algunos consideran el alcohol como una especie de afrodisíaco por las desinhibiciones que produce, su consumo excesivo puede hacer que vuestras relaciones sean insatisfechas, tanto para vosotros como para vuestra pareja. Si eres de los que piensan «tengo problemas de erección cuando tomo alcohol«, ya sabes la causa. Si tus dificultades para conseguir una erección van más allá y empiezan a preocuparte, ¡ven a vernos! Somos expertos en mejorar la vida sexual de nuestros pacientes.

Deja un comentario