Causas del gatillazo: ¿por qué nos pasa?

Causas del gatillazo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Uno de los problemas más temidos por los hombres y que muchos evitan pronunciar. El gatillazo, a diferencia de lo que algunas personas puede pensar, nada tiene que ver en relación con la disfunción eréctil: veamos su disparidad y en qué residen las causas del gatillazo.

Diferencias entre gatillazo sexual y disfunción eréctil

Mientras que la disfunción eréctil se puede dar de una manera continuada en todas las relaciones sexuales; el gatillazo masculino podríamos decir que es una perdida de erección momentánea y transitoria. Además, mientras que si se sufre de disfunción eréctil es para mucho imposible lograr la erección, el gatillazo suele suceder una vez ya se ha conseguido la erección y se esta en medio de una relación sexual.

Aunque tener un gatillazo sea algo bastante común, no todos los hombres lo sufren; pero se estima o calcula que en torno a un 50% de los hombres han sufrido o sufrirán a lo largo de su vida algún problema de erección transitoria. Sufrir un gatillazo no debe ser algo que se convierta en preocupante, puesto que puede pasarle a cualquier hombre en cualquier momento, motivado por diversos factores. Es cuando se vuelve repetitivo (gatillazos frecuentes) cuando puede convertirse en lago preocupante. Descubramos las causas: gatillazo identificado, gatillazo más fácil de evitar.

Causas del gatillazo masculino: tipo físico

  • Causas físicas del gatillazo en hombres:
    • Consumo de alcohol, tabaco y drogas.
    • Algunos medicamentos, como los antidepresivos.
    • Bajos niveles de testosterona.
    • Diabetes: impotencia momentánea por sus efectos vasculares.
    • Hipertensión.
    • Enfermedades neurológicas.
    • Cansancio.

Tener un gatillazo: causas psicológicas y el famoso gatillazo por nervios

  • Gatillazo, causas psicológicas:
    • Estados de ánimo, como la depresión o el estrés.
    • Tener problemas económicos, familiares, etc., pueden hacer que se vea mermada la capacidad sexual.
    • Haber tenido algún trauma sexual.
    • Haber sufrido previamente un episodio de perdida de erección transitoria. Ante el miedo de que esto puede volver a ocurrir, la preocupación se torna cada vez más creciente y aumenta la inseguridad, lo que hace que se pueda volver a sufrir el problema. Los gatillazos seguidos son un peligroso círculo vicioso.
    • Otro de las causas más comunes es sufrir un gatillazo por nervios en la primera cita. En este caso, evitar el gatillazo por nervios se puede conseguir con práctica y ejercicios de relajación.

Entre algunas de las causas de un gatillazo también se suele mencionar el “momento preservativo”. El acto de ponerse el preservativo, supone hacer una breve pausa del acto sexual en si; y si en ocasiones anteriores el hombre tuvo problemas para colocárselo o siente vergüenza al no tener mucha confianza con su pareja, puede hacer que se pierda la excitación sexual y por tanto la erección.

Sufrir el gatillazo sexual de manera esporádica no debe ser motivo de preocupación, pues como hemos visto las causas pueden ser varias. Pero si este problema es recurrente y aparece en la gran mayoría de las relaciones sexuales, es cuando debe acudirse a algún especialista para que se encuentre la raíz del problema y aplicar un tratamiento. ¡Contáctanos si es tu caso!

Deja un comentario