Cistoscopia en hombres: preparación, efectos secundarios y otras claves

cistoscopia en hombres
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Una cistoscopia en hombres o en mujeres es un proceso endoscópico de exploración que sirve para que los médicos puedan evaluar el estado de diversos organismos del cuerpo como la uretra, la vejiga, los meatos urinarios o la próstata en el caso de los hombres. La cistoscopia transuretral se realiza con un aparato denominado cistoscopio, que consiste en un tubo delgado con una pequeña cámara integrada que se introduce a través de la uretra del pene en el caso de los hombre, o el meato urinario en las mujeres.

Gracias a este aparato el médico encargado de la exploración puede ir viendo a través de un monitor el estado de la vía urinaria baja, es decir, uretra, vejiga y próstata. Con el cistoscopio también se pueden realizar resecciones de lesiones del tracto urinario o de la vejiga y para realizar biopsias de tejido para su posterior análisis.

Cuándo pedir una cistoscopia para hombres: lo que diagnostica la cistoscopia uretral masculina

Una cistoscopia uretral masculina puede ser realizada para diagnosticar varias enfermedades o si el paciente padece algunos síntomas como hematuria en la orina. Algunas enfermedades diagnosticables mediante la cistoscopia para hombres son:

  • Cistitis.
  • Prostatitis.
  • Cáncer de vejiga o próstata.
  • Uretritis.
  • Piedras en la vesícula o en la uretra.

Preparación para examen de cistoscopia transuretral: ¿es doloroso hacerse una cistoscopia flexible?

La cistoscopia se considera un proceso de exploración bastante simple, por lo que se realiza de manera ambulatoria y su duración normalmente no excede de unos pocos minutos. No se requiere que el paciente tome ninguna medicación previa, aunque sí le solicitarán una serie de informes médicos y le preguntarán si toma algún medicamento de manera rutinaria.

En cuanto a la preparación para examen de cistoscopia transuretral, no es necesario estar en ayunas, pero es recomendable que antes de realizar la exploración el paciente acuda el baño para orinar.

Desde hace algo más de 10 años esta exploración se denomina como cistoscopia flexible, mucho más rápida y segura que las realizadas anteriormente. El paciente será sometido a una pequeña anestesia local en la zona del pene, y una vez tendido en la camilla boca arriba se comenzará con la exploración. Tras desinfectar la zona del meato uretral para prevenir una posible infección se procederá a la introducción del tubo del cistoscopia en la uretra. Gracias a la anestesia no es doloroso hacerse una cistoscopia, aunque sí puede experimentar una sensación extraña. Tras la exploración el médico retirará el tubo de la uretra.

Efectos secundarios después de cistoscopia en hombres

Tras la retirada del cistoscopio el médico puede recomendarle beber mucho líquido para aumentar la frecuencia urinaria y eliminar los restos de la anestesia. Los efectos secundarios después de cistoscopia son prácticamente nulos, pero se trata de un procedimiento invasivo y esto puede presentar algún tipo de problema derivado, aunque es muy raro. En algunos casos puede aparecer algún tipo de infección en la uretra, pero esto se soluciona con un tratamiento antibiótico previo o posterior a la exploración.

Deja un comentario