Colesterol e impotencia, una relación peligrosa

colesterol e impotencia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cuidarnos físicamente es muy importante para que nuestra salud no se resienta con el paso de los años. La ausencia de una dieta sana o de la práctica regular del deporte puede conducir a sufrir un cierto número de problemas y enfermedades de tipo cardiovascular. Pero ¿sabes también que sufrir este tipo de problemas puede acabar desembocando en problemas con tu vida sexual? Pues así es. Muchos problemas relacionados con la falta de cuidados o de una vida sana pueden ser la causa de los problemas relacionados con la disfunción eréctil, como la relación entre colesterol e impotencia. Alimentos, erección y estilo de vida están más que relacionados. Veamos este caso en concreto.

Colesterol e impotencia, ¿qué relación tienen?

El colesterol es un esterol, un lípido que se encuentra en la membrana plástica y en la sangre de todos los animales, incluido el nuestro. Esta célula es necesaria para que nuestro cuerpo pueda crear células sanas, pero un exceso de las células de colesterol, lo que se conoce como colesterol alto, es perjudicial para nuestro organismo, y puede aumentar los riesgos de sufrir una enfermedad cardiaca. Pues bien, ¿cómo afecta el colesterol alto a la impotencia?

Efectos del colesterol malo para vida sexual (y salud en general)

El sufrir de colesterol alto también puede ser la causa de padecer problemas de impotencia como la disfunción eréctil. Este problema se origina por que los altos niveles de colesterol crean depósitos grasos en los vasos sanguíneos, que con el tiempo pueden ir aumentando hasta llegar a obstruir las arterias. El flujo sanguíneo es de vital importancia para que pueda lograrse la erección del pene, ya que durante dicho proceso los cuerpos cavernosos del pene necesitan ser llenados de sangre para aumentar el grado de rigidez del pene. Por lo tanto, sino tenemos un correcto flujo sanguíneo, nuestro pene puede no llegar a estar en estado erecto. Colesterol malo para vida sexual: confirmado.

Pero además, por si esto fuera poco, los altos niveles de colesterol pueden tener su impacto en la producción normal de testosterona en nuestro organismo. Un descenso en la producción de esta hormona puede llevar a una reducción y pérdida total del deseo sexual. Es otra de las peligrosas relaciones entre colesterol alto e impotencia. Por ello es importante mejorar la circulación peneana.

Cómo afecta el colesterol alto a la impotencia y cómo combatirlo para recuperar las erecciones

Como ya hemos dicho, para evitar la impotencia por colesterol alto, conviene llevar un estilo de vida saludable. Se recomienda tener una dieta sana, reduciendo el consumo de alimentos grasos y azucarados, evitar el consumo de ciertas sustancias como el alcohol, y realizar ejercicio de manera habitual. Todo esto puede ayudar a prevenir futuros problemas de tipo cardiovascular. Pero si usted ya padece de colesterol alto y tiene preocupación por que esto pueda influir en su vida sexual, lo mejor es que acuda a su médico o a un especialista en andrología para que evalúe su situación.

Existen varios tratamientos que pueden ayudar a personas con colesterol alto a superar sus problemas de disfunción eréctil, como pueden ser los tratamientos con Ondas de Choque o el uso del Plasma Rico en Plaquetas (PRP).

Deja un comentario