Deporte y Disfunción Eréctil

deporte y disfunción eréctil para una vida sana
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Aunque a priori pueda parecer extraño, existe una gran relación entre el deporte y disfunción eréctil, en realidad sí que están más conectadas de lo que imaginas.

La práctica de deporte, especialmente aquellos que se consideran de tipo aeróbico, pueden ayudar especialmente a prevenir la aparición de disfunción eréctil o reducir el riesgo de que esta pueda padecerse. Por tanto, el deporte mejora la erección, pero veámoslo en detalle.

Deporte y disfunción erécil: cómo nos ayuda a evitarla

Como ya hemos visto, funciona la disfunción eréctil como marcador de riesgo cardiovascular, puesto que el sistema circulatorio desempeña un papel fundamental en el proceso de la erección. Es decir: es consecuencia y a la vez síntoma. Al igual que pasa con muchas otras enfermedades o problemas de salud de tipo cardiovascular (como la hipertensión arterial o la hipercostolemia), el sedentarismo es un factor de riesgo muy importante que acrecienta las posibilidades de sufrir alguno de dichos problemas.

La práctica regular de deporte, especialmente ejercicios de tipo aeróbico, como la práctica del running, son buenas no solo para conseguir una buena forma física y mantener a raya los kilos de más, sino que es buena para aumentar nuestro estado de ánimo y sobre todo para mejorar el funcionamiento de nuestro sistema cardiovascular.

El deporte mejora la erección, pero ¿cómo?

Especialmente en los hombres, la práctica de estos ejercicios aeróbicos y mantener el correcto funcionamiento del sistema cardiovascular hace que se reduzca drásticamente la posibilidad de sufrir problemas de erección. como correr, nadar, caminar, aerobic… disminuyen las posibilidades de sufrir disfunción eréctil y pueden mejorar nuestra vida sexual. Y pese a lo rumoreado muchas veces, no existe relación entre ciclismo e impotencia, por lo que la bici también es una estupenda alternativa.

Por dichos motivos, los expertos recomiendan practicar al menos 30 minutos de ejercicio al día unas 3 o 4 veces a la semana, por lo tanto, no es necesario exprimiros a tope con el deporte.

Os dejamos algunos ejercicios aeróbicos para empezar a prevenir los problemas de disfunción eréctil:

En definitiva, recomendamos reducir el sedentarismo, llevar a cabo una dieta sana y equilibrada, reducir el consumo de tabaco y alcohol, y la práctica diaria de un poco de deporte: ¡realiza ejercicio y disfunción eréctil será un problema un poco más lejano!

Deja un comentario