Definición y síntomas de la etenosis uretral

Estenosis Meatal Uretral

  La estenosis meatal uretral o estenosis del meato urinario es un estrechamiento del orificio de la uretra a través del cual sale la orina. Este problema puede afectar tanto a hombres como a mujeres, pero es más común entre los hombres.

El estrechamiento que provoca la estenosis uretral puede ser congénito, de nacimiento; o bien puede haber sido provocado por alguna otra causa, como por ejemplo:

En las mujeres que presentan estenosis uretral, esta afección es congénita, y es menos común que aparezca en mujeres adultas.

Síntomas de la estenosis uretral

Los síntomas que presenta la estenosis uretral pueden ser:

  • Flujo urinario débil.
  • Dolor al orinar.
  • Fuerza y dirección anormales del chorro.
  • Sangre en la orina.
  • Menor producción de orina.
  • Incontinencia urinaria.
  • Enuresis (orinarse en la cama).
  • Infecciones del tracto urinario.

Diagnóstico y tratamiento

  El examen físico y la historia clínica pueden ser suficientes para diagnosticar la estenosis uretal meatal, especialmente en los niños. En las niñas puede detectarse mediante una cistouretograma miccional (radiografía de la uretra y la vejiga). Otras pruebas a realizar pueden ser un análisis de orina, un urocultivo o una ecografía de riñón y la vejiga.

  Existen diversos tratamientos para la estenosis meatal uretral. Esta por ejemplo la dilatación, usada sobre todo en las mujeres, y que consiste en aplicar dilatadores, previa anestesia local, para ensanchar poco a poco la abertura de la uretra. Aunque la dilatación es efectiva, no es una cura del todo permanente, por lo que debe realizarse de manera periódica.

  La cirugía es la mejor opción para acabar con la estenosis uretral. Un procedimiento usado es la uretrotomia, que consiste en la introducción de un cistoscopio a través de la uretra  para cortar la estenosis para crear así un nuevo hueco. Este procedimiento no lo cura del todo y puede volver a aparecer de nuevo.

Un mejor procedimiento quirúrgico es la meatoplastia. Esta operación se realiza con anestesia local, y consiste en seccionar el meato para abrirlo y luego colocar unos puntos para una correcta cicatrización. Es posible que tras la operación deba llevar una sonda durante un par de días.