Tipos de infección seminal y cómo curarlas

infección seminal
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Muchos pacientes varones acuden a consulta presentando síntomas que involucran al aparato reproductor y sexual masculino. Y al llegar al diagnóstico preciso, nos encontramos con que están padeciendo de infección seminal o infección de los conductos seminales. ¡Descubre más sobre esta patología!

Así se produce una infección en el conducto seminal

Los conductos seminales conectan directamente a los testículos, que producen espermatozoides con la uretra y de allí al exterior, al experimentar una eyaculación. Normalmente, estos conductos y el líquido seminal que discurre por ellos, son totalmente asépticos, es decir que no están contaminado con bacterias.

Pero en determinadas circunstancias, cuando ingresan bacterias desde el exterior, provenientes de relaciones sexuales, consiguen infectar dichos conductos, llegar a vesículas seminales, epidídimos e incluso a los testículos. Siendo este motivo por el que aparecen determinados síntomas de las bacterias en el esperma, que vamos a describir a continuación. Sobre la infección seminal síntomas y características son los elementos que hay que tener claros para identificarla:

Síntomas de infección seminal: ¿cómo saber si padecemos bacterias en el esperma?

1.- Dolor en la zona de bajo vientre.
2.- Molestias urinarias de diferente índole e intensidad.
3.- Sangre en el semen (hematospermia).
4.- Aparición del color del semen amarillento (leucospermia).
5.- Puede haber fiebre en casos severos.
6.- Infertilidad en casos crónicos.

A veces nos encontramos ante una infección seminal asintomática, es decir, que en un análisis rutinario aparecen bacterias y leucocitos en el semen, que de forma normal, no deberían aparecer en el líquido seminal.

Causas de una infección en los conductos seminales: ¿qué provoca la infección en el esperma?

La principal causa de la infección en el conducto seminal, de lejos, la constituyen las relaciones sexuales sin protección y con múltiples parejas. Entonces deberá ser evaluada, catalogada y reportada como una ETS o Enfermedad de Transmisión Sexual hasta que se demuestre lo contrario. Podría ser que la infección en el esperma se deba a otras causas, como a una infección urinaria que se ha extendido o a una prostatitis que también se ha extendido.

Ante esta situación de infecciones seminales es obligatorio, además del historial médico y examen físico, solicitar analíticas sanguíneas incluyendo determinación de ETS (enfermedades de transmisión sexual), un seminograma para ver el aspecto en fresco de los espermatozoides, ya que estos pueden sufrir una serie de alteraciones como oligospermia (disminución de espermatozoides) o azoospermia (ningún espermatozoide), tanto como teratospermia (espermatozoides alterados en su forma y función).

Más protocolos en el tratamiento contra las infecciones seminales

También es de solicitud obligatoria un cultivo de esperma a fin de determinar la o las bacterias que están originando la infección seminal.
Aunque el tratamiento con antibióticos, reposo y antiinflamatorios suele dar muy resultados de curación de la infección seminal, puede suceder que el paciente se re infecte al no adoptar medidas de protección en el acto sexual, o que continúe teniendo múltiples parejas sexuales.
Ante la aparición de cualquiera de los síntomas arriba mencionados es urgente acudir al especialista de confianza, quien sabrá qué medidas adoptar y curar esta infección seminal.

Deja un comentario