El masaje de próstata, paso a paso

Masaje de próstata
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Hablamos en una ocasión sobre varios masajes para estimular a la pareja, pero no podíamos dejarnos uno de los más importantes pero no conocidos, el masaje de próstata. Si ya sabes cómo estimular el perineo, ¡prueba con esta otra!

¿Qué es el masaje de próstata? ¿Por qué realizar un masaje en la próstata?

Los masajes en la próstata son un tipo de masaje sensitivo que se realiza en la próstata, y que tienen dos finalidades distintas, una médica, y otra relacionado con el sexo.

Médicamente hablando, los masajes de próstata pueden ser usados con diversas finalidades. Primeramente se pueden realizar para detectar problemas relacionados con la próstata, como inflamación o problemas como el cáncer. El masaje prostático puede prevenir también la aparición de problemas tales como:

Si se realizan de manera correcta, los masajes prostáticos no duelen y son relajantes, ya que la glándula se descarga y relaja.

En cuanto a su relación con el sexo, la estimulación de la próstata mediante masajes puede resultar altamente satisfactoria al encontrarse en la próstata el denominado punto G, pudiendo alcanzar orgasmos altamente satisfactorios. Aunque muchos hombres son reacios a practicarlo porque creen que puede significar una pérdida de masculinidad, lo cierto es que aquellos que reconocen haberlo probado, confirman que la experiencia es muy satisfactoria, potenciando enormemente sus orgasmos. En cuestión de masajes próstata parece ser un concepto tabú, pero con tantos beneficios, ¿por qué rechazarlo?

¿Cómo se realizan los masajes en la próstata?

El masaje en la próstata pueden realizarse de dos formas, de manera interna y de manera externa, esto es, bien introduciendo un dedo o un masajeador en el ano, o bien externamente, masajeando la zona del perineo (la zona que se encuentra entre los testículos y el ano).

Para realizarlo de manera correcta en casa, deben seguirse una serie de pasos. Antes debe matizarse, que aunque es posible hacerse un automasaje de próstata, lo más fácil es que lo haga una segunda persona.

Las claves de un buen masaje prostático

  1. La postura ideal, es estar tumbado boca arriba, con las piernas flexionadas y ligeramente separadas.
  2. Es recomendable que la persona que lo haga, se lave las manos y se corte las uñas, sobre todo si no usa guantes.
  3. Siempre es recomendable el uso de algún lubricante, para facilitar la penetración a través del ano.

En los casos en los que el masaje este destinado a una finalidad sexual, deben tenerse igualmente en cuenta los consejos anteriores, y sobre todo, ir poco a poco, primeramente masajeando la zona del perineo y luego ir introduciendo el dedo o los dedos poco a poco. También puede usarse un masajeador o algún juguete sexual.

Deja un comentario