Masajes íntimos: cómo estimular la vagina

masajes vaginales
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Cualquier tipo de masaje íntimo entre la pareja implica un aumento de la conexión emocional con tu pareja, lo cual aumenta la confianza y mejora la relación entre ambos. Por supuesto dentro de estos masajes se incluyen los masajes eróticos. Estos masajes, como ya vimos en un post anterior, afianzan la relación de pareja, aumentan la excitación, mejoran los encuentros sexuales y pueden potenciar los orgasmos. Tras descubrir cómo estimular el perineo nos centraremos en los masajes vaginales.

¿Cómo estimular la vagina?

Un masaje erótico específico que vimos para los hombres fue el masaje de próstata, el cual se centraba en la estimulación del punto G masculino para conseguir mejores orgasmos. Pues bien, hoy nos centraremos en otro tipo de masaje: vagina es el término protagonista de hoy, así como la estimulación del punto G femenino. Estos masajes están centrados en estimular la zona genital femenina, para conseguir lo mismo que comentamos anteriormente, aumentar la excitación y potenciar los orgasmos, centrándose en estimular las principales zonas erógenas de vuestra pareja. Para dar un buen masaje vaginal a vuestra pareja, os recomendamos que sigáis algunos de los consejos que os damos a continuación:

Consejos para el masaje: vagina lista para la estimulación; así se hacen los masajes vaginales

  • Ambiente: preparar un buen ambiente siempre es algo fundamental, para que así nuestra pareja se encuentre más relajada.
  • Lubricación: a la hora de dar masajes adultos, la lubricación es muy importante. Colocar un poco de lubricante en vuestros dedos y luego pásalos sobre los labios vaginales, moviéndolos de arriba abajo, alternando entre los labios mayores y menores.
  • Clítoris: el clítoris es una de las principales zonas erógenas femeninas, por lo que es importante estimularlo. Durante el masaje probar a colocar vuestro dedo pulgar sobre él, mientras que con el resto de dedos seguís masajeando los labios e introduciéndolos poco a poco en el interior de la vagina.
  • La otra mano: con la otra mano que no estáis utilizando sobre la vagina, podéis probar a hacer varias cosas. Por ejemplo, podéis estimular la zona del perineo, o colocarla sobre el bajo vientre y ejercer una leve presión.
  • Dedo índice: con vuestro dedo índice podéis probar a realizar varios movimientos distintos. Uno de ellos puede consistir en introducirlo al interior de la vagina y estimular en punto G femenino. También podéis probar a deslizarlo de arriba abajo en el interior de la vagina para estimularla.
  • Otros movimientos: existen un gran número de movimientos que podéis hacer para estimular correctamente a vuestra pareja. Lo importante es que siempre lo hagáis todo con delicadeza y estéis atentos a vuestra pareja, si está disfrutando o no y a los consejos o sugerencias que os pueden realizar.

Deja un comentario