Multiorgasmo

Multiorgasmo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

El multiorgasmo consiste básicamente en la consecución de varios orgasmos u orgasmos múltiples. Esto no significa que se produzcan varios orgasmos a la vez, sino que se obtienen varios orgasmos de manera seguida, ya que el periodo refractario, esto es, el periodo de “descanso” que necesita nuestro organismo entre un orgasmo y otro es muy pequeño o prácticamente inexistente.

El mundo del multiorgasmo

Cuando se habla de multiorgasmo, generalmente se piensa en lo que es una mujer multiorgásmica; y aunque es cierto que en la mayoría de los casos el multiorgasmo se presenta en las mujeres, algunos hombres pueden llegar a experimentarlos, aunque son un caso minoritario en comparación con las mujeres. Esto se debe a que en las mujeres, el periodo refractario es mucho más inferior que el de los hombres, que por norma general necesitan de un mayor tiempo de reposo tras haber llegado al orgasmo y producido la eyaculación.

En el caso de las mujeres, a día de hoy se cree que prácticamente todas o casi todas las mujeres pueden ser multiorgásmicas, mientras que hasta no hace mucho tiempo se las consideraba como una rara excepción. Un papel importante para llegar al multiorgasmo femenino lo ha de tener el hombre, ya que es importante que la mujer continúe siendo estimulada por su pareja inmediatamente después de haber conseguido el orgasmo; pero no es lo único importante. Para conseguir el multiorgasmo, ante todo, la mujer ha de tener una actitud activa y positiva al respecto. Es importante también para esto tener confianza con tu pareja, decirle lo que te gusta y lo que no, para llegar a alcanzar entre ambos una gran compenetración sexual.

En el caso de los hombres, ha de tenerse claro a priori una premisa importante pero que la mayoría no tiene en cuenta, y es que no es lo mismo el orgasmo y la eyaculación, puesto que son dos procesos fisiológicos distintos pero relacionados. Para buscar el orgasmo masculino múltiple es importante el conseguir tener orgasmos sin eyaculación. Para ellos se deben realizar una serie de ejercicios, destinados generalmente a fortalecer los músculos pubocoxigeos, esto es, los músculos del are genital y púbicos. Estos pueden ejercitarse de varias maneras, como contener la orina, contraer los músculos pélvicos, o practicar durante la masturbación.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos Relacionados

Deja un comentario