¿Cómo se cura la Flebitis de Mondor o trombosis en el pene?

trombosis en el pene
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

La trombosis de la vena dorsal del pene o también llamada Flebitis de Mondor es una entidad bastante rara y han sido reportados casos desde los 20 años de edad en adelante, incluso hasta los 70 años. Al igual que la gangrena de Fournier, se caracteriza por esa trombosis vascular en los genitales. ¿Sabes cómo identificar esta trombosis en el pene? ¿Cómo es el diagnóstico y tratamiento para trombosis peneana? ¡Respondemos!

Cómo saber si tengo Flebitis de Mondor: síntomas de la vena dorsal superficial inflamada

Un trombo puede alojarse en la vena dorsal del pene originando una serie de síntomas que describiremos a continuación. Si eres de los que se preguntan «cómo saber si tengo flebitis en el pene», la identificarás por:

1.- Dolor en la región dorsal y distal del pene en la mayoría de casos.

2.- Induración de la zona (vena dura en el pene) con aumento de temperatura.

3.- Imposibilidad para practicar actividad sexual.

4.- Signos inflamatorios en la zona cuando se complica con infección.

Si presentas estos síntomas lo mejor es que acudas a tu médico lo antes posible. Ahora bien, ¿qué ha podido producir esa enfermedad de Mondor? Lo veremos a continuación.

Traumatismos y mal uso de bombas de vacío, entre las causas de la trombosis en el pene

Las causas de la trombosis de Mondor suelen ser de diversa índole y etiología, que no siempre se relacionan con alteraciones de la coagulación de quien la padece. A saber:

1.- Traumatismo del pene, advertido o inadvertido.

2.- Prácticas sexuales con estrangulamiento del pene o uso de torniquetes para mantener la erección por más tiempo.

3.- Lesiones tumorales en vejiga o alrededores que fabrican y desprenden un trombo que finalmente se alojará en la vena dorsal del pene.

4.- Uso excesivo de una bomba de vacío para disfunción eréctil y por demasiado tiempo.

5.- Tumores malignos localizados en órganos pélvicos del varón o incluso en zonas lejanas de la pelvis.

Diagnóstico de la trombosis de la venda dorsal del pene: ¿cómo procede un especialista ante la trombosis de Mondor?

El diagnóstico inicial de la vena inflamada alrededor del glande casi siempre se hace en urgencias, puesto que el paciente acude por dolor intenso en el pene y el examinador encuentra rigidez y dolor a la palpación, así como asimetría del pene en la región distal del mismo.

1.- Cuadro clínico de dolor en induración.

2.- Antecedente de prácticas sexuales no recomendables como torniquetes (uso del famoso anillo de dios), o uso de bombas de vacío de manera frecuente y por tiempo prolongado.

3.- Eco Doopler: es el examen auxiliar indispensable para diagnosticar de manera inequívoca la Flebitis de Mondor o trombosis en el pene. Las imágenes mostrarán un trombo alojado en la vena dorsal superficial inflamada que ocluye la totalidad del lumen o lo obstruye parcialmente.

4.- Resonancia Magnética: este método diagnóstico se utiliza para determinar de dónde habría podido provenir ese trombo, si ha sido producido por un tumor maligno (cáncer) de la pelvis o de otro sitio más lejano.

Tratamiento para trombosis peneana: así se cura la enfermedad de Mondor

¿Qué hacer para tratar y curar este problema de la vena hinchada en el pene? Antes que nada debemos informarte de que es una enfermedad benigna aunque aparatosa, que suele responder bien al tratamiento. Un especialista, por lo general, aconsejará seguir los siguientes pasos:

1.- Lo primero es calmar el dolor, que suele ser intenso. Esto se consigue con los AINES o antiinflamatorios no esteroideos en varias tomas diarias por varios días.

2.- Cuando existe un proceso inflamatorio o infeccioso se indican antibióticos de amplio espectro para atacar a la infección. Por lo general durante 10 a 12 días.

3.- Reposo absoluto en cuanto a relaciones sexuales se refiere, por unos 20 días a un mes.

4.- A veces suelen indicarse anticoagulantes como para cualquier otra trombosis. Ya sea por vía parenteral (inyecciones) o en crema de aplicación local.

5.- Cirugía de revascularización: esta cirugía vascular se practica en última instancia cuando todo lo anterior no ha dado el resultado esperado. Suele ser efectiva en la mayoría de los casos.

6.- Hay que tranquilizar al paciente, puesto que el dolor y la localización del problema suelen alterar mucho al estado emocional de quien la padece.

¿Crees padecer esta o cualquier otra enfermedad en tu aparato genital? ¿Hay algún problema que haya afectado a tus erecciones o prácticas sexuales? Ven a vernos a Men Solutions y encontraremos la solución. ¡Llámanos ya!

Deja un comentario