Vasectomía sin bisturí: ¿en qué consiste?

vasectomía sin bisturí
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Desde la segunda mitad del siglo XX los métodos anticonceptivos se han ido implementando de manera exponencial, y así ha seguido sucediendo durante los primeros años del siglo XXI. Pero lo cierto es que la mayoría de estos métodos anticonceptivos están relacionados con aquellos que son usados por las mujeres, como el uso de pastillas anticonceptivas, el diafragma, el DIU o la ligadura de trompas. En el caso de los hombres apenas se ha ido más allá de los tradicionales preservativos o de la vasectomía como métodos anticonceptivos masculinos. Pero, ¿sabéis que existe una modalidad de vasectomía sin bisturí?

Operación de vasectomía sin bisturí: la técnica de los 3 dedos

La vasectomía es una intervención quirúrgica que consiste en ligar los conductos deferentes, que son los encargados de llevar los espermatozoides de los testículos a la uretra. Ligando estos conductos se impide el paso de los espermatozoides. Hasta ahora este era uno de los métodos más utilizados por los hombres después del uso del preservativo. Pero la vasectomía requiere de una intervención quirúrgica y su única manera de reversión es otra intervención quirúrgica.

Existe un método de vasectomía que no requiere el uso de bisturí, y que consiste en el método conocido como técnica de los 3 dedos. Este método de vasectomía sin cirugía consiste en la localización del conducto deferente de manera externa y la aplicación de un anillo de fijación externo que fija el conducto sin ejercer presión ni lesionar la piel. Una vez fijado se procede a realizar una leve punción para seccionar y coagular el conducto deferente.

Otra modalidad de vasectomía sin cirugía: el Vasalgel

En los últimos años se han desarrollado también nuevos métodos de intervención con un planteamiento similar a la vasectomía pero que no requieren de cirugía y que están demostrando muy buenos resultados en los estudios, aunque aún no se han implementado.

Uno de estos nuevos métodos de operación de vasectomía sin bisturí consiste en la aplicación de un producto llamado Vasalgel. Este gel se inyecta directamente con una aguja en los conductos deferentes que llevan los espermatozoides desde los testículos, rellenando la cavidad de los conductos y evitando el paso de los espermatozoides a modo de barrera, lográndose, según los estudios, un resultado similar al de la vasectomía tradicional. Lo mejor de este método es que no requiere del uso del bisturí para su aplicación (evitando, sin ir más lejos, las complejidades del postoperatorio de vasectomía), y según aseguran los expertos su modo de reversión es bastante sencillo, pues consiste en la aplicación de una nueva inyección en los conductos deferentes con una solución líquida que deshaga la barrera formada por el gel.

La diferencia entre vasectomía con bisturí y sin bisturí resulta clara: en el primer caso es necesaria esa incisión con bisturí, de la que resulta una cicatriz postoperatoria, mientras que en la segunda modalidad se evita ese proceso.

De todos los nuevos métodos anticonceptivos para hombres que se están investigando y desarrollando, este es uno de los más prometedores para que su uso llegue pronto a las consultas médicas. Aunque no por ello peligra la existencia de la vasectomía quirúrgica, ya que sigue siendo uno de los métodos más eficaces para los hombres.

Deja un comentario