operación de la circuncisión

CIrcuncisión, una Operacion Sencilla

  La circuncisión es una operación bastante común y que consiste en cortar y eliminar el prepucio del pene, que cubre el glande, quedando este descubierto para siempre. En muchos países, la circuncisión se realiza en los recién nacidos, debido a motivos religiosos, culturales o médicos; como por ejemplo en el mundo islámico o en el judaísmo, donde la gran mayoría de los varones son circuncidados al nacer.

800px-Frenulum,_post-circumcision

 La circuncisión se realiza especialmente por motivos médicos, siendo la intervención que se realiza cuando se sufre de fimosis o parafimosis. Este procedimiento tiene muchos factores y también algunos riesgos médicos. Entre sus beneficios, la circuncisión previene o reduce el riesgo de sufrir en el futuro infecciones urinarias, enfermedades de transmisión sexual, o trastornos como la fimosis o el cáncer de pene; permitiendo además mantener una mejor higiene del glande, lo que reduce considerablemente las posibilidades de sufrir alguna infección, como por ejemplo la candidiasis. Entre los posibles riesgos que puede tener la operación, estos son el dolor y la hemorragia que pueden aparecer tras la operación, pero desaparecen al poco tiempo.

  La intervención, tanto en bebes como en niños o adultos, se realiza generalmente con anestesia local. La operación es de tipo ambulatorio, por lo que tras la misma el paciente puede regresar a su casa. Su duración oscila entre los 20 y los 40 minutos. El proceso de extirpación del prepucio es bastante simple, manteniendo separado el prepucio del glande mediante un dispositivo similar a un anillo, generalmente de plástico o metal, y produciendo a su extirpación mediante una serie de cortes, que pueden realizarse con un bisturí o un bisturí eléctrico. Las técnicas usadas pueden variar.

800px-Rituelle_Beschneidung
Intervención quirúrgica. Author Matthias Schreiber

  Tras su extirpación se procederá a suturar la cicatriz mediante puntos reabsorbibles. Una vez finalizada la intervención, el paciente puede regresar a su casa, donde deberá tener una serie de cuidados durante los primeros días, cuidados que le serán descritos por el cirujano o enfermera tras la intervención. Deberá estar entre uno y dos días todo el tiempo posible tumbado o en reposo, con el pene en alto para intentar reducir la inflamación y que esta no sea muy grande. El vendaje que le coloquen tras la operación no deberá ser retirado al menos entre uno y dos días después. Se recomienda, para evitar problemas, pues es posible que debido a la sangre seca o algún producto cicatrizante, como el betadine, el vendaje se encuentre pegado a la piel, retirar el vendaje en la ducha o tras haberlo tenido un rato a remojo, para evitar que cause heridas o se lleve con el algún punto.

  Para los dolores de los primeros días se le recetara algún analgésico. Deberá lavarse con agua y jabón el pene todos los días, pero sin frotar, simplemente dejando caer el agua sobre el glande y los puntos; y cambiar el vendaje hasta que vea que ya no lo necesita. El uso del vendaje puede ayudar también a evitar los roces entre el glande y la ropa, el cual estará muy sensible durante los primeros días y puede resultar muy molesto, aunque con el tiempo esta sensibilidad va desapareciendo hasta que deja denotarse.

  Al cabo de unas dos semanas, los puntos se caerán solos. Si esto no ocurriera, puede acudir a su médico de cabecera para que estos le sean retirados. La retirada de los puntos es totalmente indolora.

  Más información puede llamar al telf. 91 328 0603 o simplemente rellenando el formulario y nos pondremos en contacto con Ud.

  ¿Te Ha Gustado el Post? ¡No te pierdas los siguientes! Suscríbete GRATIS y recibe nuestros siguientes posts. Te aseguramos contenido de Alto Valor y Calidad.