Punto G masculino

Cómo Estimular el Punto G Masculino

En post anteriores dábamos algunos consejos sobre cómo estimular el punto G femenino y el pene. Hoy haremos lo mismo sobre el punto G masculino. Hay mucho “oscurantismo” y muchos tabús, por parte de los hombres, acerca de su punto G, debido a su situación.

Muchos hombres creen que dejarse estimular directamente su punto G puede significar una pérdida de hombría y de masculinidad. Pero todos aquellos que si lo han probado, y han tenido el valor de reconocerlo, aseguran que la excitación y los orgasmos alcanzados les llevan a tocar el cielo. Así que chicas, y especialmente chicos, no tengáis miedo a probar cosas nuevas, nunca sabéis lo que podréis encontrar; y para ello, a continuación os damos una serie de consejos.

  Para poder estimular el punto G de los hombres, ante todo debemos saber dónde se encuentra. Este, está en el interior del recto, a unos 5 centímetros del ano en la pared anterior (esta es, la que “mira” hacia el pene), donde se encontrara un pequeño abultamiento, la próstata.

  Hay dos maneras para poder estimular el punto G. Uno de ellos, más indirecto, es presionar externamente con los dedos la zona del perineo, la parte que va desde los testículos hasta el ano. En esa zona se encuentra la próstata, además, es una zona muy sensible y con muchas terminaciones nerviosas, lo que puede elevar la excitación.

  La segunda manera de estimularlo, es más directa, y la que los hombres sienten más reticencia a realizar, introduciendo un dedo por el recto. Para los hombres en solitario, es difícil de estimular de esta manera, pero si es adecuado para que lo practiques con tu pareja.

  Lo primero de todo, es tener una buena lubricación. Se debe usar un lubricante, y también relajar el esfínter, por ejemplo con un masaje previo en la zona del perineo y el ano. También puede usarse un preservativo para facilitar la introducción. Una vez se haya introducido el dedo, se debe presionar hacia adelante, hacia el pene, hasta notar un pequeño abultamiento. Una vez localizado, se debe proceder a masajear y acariciarlo, logrando una gran excitación e incluso en algunos casos la llegada al orgasmo de vuestra pareja. Aunque en la mayoría de las ocasiones el hombre necesitara de algo más. Por ejemplo podéis probar a masturbarle o practicar sexo oral mientras estáis estimulando su punto G.

  Lo más importante para llevar a cabo esta estimulación, es que ambos, especialmente el hombre, estéis dispuestos a probarlo y que os liberéis de vuestros prejuicios sobre la supuesta pérdida de masculinidad.

  Más información puede llamar al telf. 91 328 0603

¿Te Ha Gustado el Post?   ¡No te pierdas los siguientes! Suscríbete GRATIS y recibe nuestros siguientes posts. Te aseguramos  contenido de Alto Valor y Calidad.