Hidrocele Testicular

Hidrocele Testicular

  Un hidrocele testicular (término que procede de las palabras griegas hidro, agua, y cele, tumor), es una acumulación de líquido que se localiza en la bolsa escrotal. En condiciones normales, en el escroto se acumula una cierta cantidad de líquido, el cual es necesario para mantener lubricados los testículos, pero cuando esta cantidad de líquido aumenta, bien porque el organismo está produciendo más liquido del necesario, debido a una inflamación testicular o alguno de sus apéndices; o bien porque el escroto no absorbe el suficiente líquido, debido a alguna obstrucción.

Hidroceles: qué son

Los hidroceles se dan más abundantemente en los niños recién nacidos, debido a que, en condiciones normales, los testículos descienden desde el abdomen a la zona escrotal a través de un conducto, y cuando este conducto no queda bien cerrado, el escroto se va llenando de líquido que se queda atrapado y se produce una inflamación. En el caso de los recién nacidos, esta inflamación suele desaparecer unos cuantos meses después. Es lo que se denomina un hidrocele congénito.

  No solo los recién nacidos pueden padecer un hidrocele testicular. Este puede darse a cualquier edad, siendo más común en los hombres mayores, hidrocele adquirido. En estos casos, las causas que lo provocan pueden ser: sufrir una epididimitis, un traumatismo en la zona escrotal o testicular, algún tumor, o alguna infección testicular. Algunas enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea por ejemplo, también pueden provocar la aparición de un hidrocele.

Síntomas y tratamiento

  El principal síntoma de un hidrocele es la inflamación o hinchazón testicular indolora, en uno o ambos lados del escroto. Aunque la inflamación sea indolora, pueden notarse ciertas molestáis, como una pesadez testicular. Al tacto, el hidrocele es suave y fluido, a diferencia de un tumor testicular, que es duro.

  El médico le hará una palpación testicular para diagnosticarlo. 

Otras pruebas pueden ser:

  • Una ecografía. 
  • Alumbrando el testículo con una linterna.  Pues, la acumulación de líquido hace que el testículo pueda iluminarse.

Con qué tratamiento se eliminan los hidroceles

  En muchas ocasiones los hidroceles suelen desaparecer con el paso del tiempo. No se requiere de ningún tratamiento, mientras no causen molestias o riegos de sufrir alguna infección. Si con el tiempo no desparecen, o la aparición de éstvaron-hidroceleos se debe a una hernia inguinal, deben ser tratados con cirugía.

El procedimiento para corregir un hidrocele se denomina hidrocelectomia. Es una operación sencilla, de entre 30 y 60 minutos de duración, con anestesia locas o general, en la que el cirujano abrirá el escroto, extirpará parte del saco y drenara el líquido. El mismo día el paciente estará en casa y podrá recuperar una vida normal a los 4 o 5 días de la operación.

  En Men Solutions  contamos con dos quirófanos totalmente implementados. Adenás, un equipo de médicos y cirujanos de alta especialización y experiencia. No dude en consultarnos.

  Más información puede llamar al telf. 91 328 0603 o simplemente rellenando el formulario y nos pondremos en contacto con Ud.

¿Te Ha Gustado el Post?   ¡No te pierdas los siguientes! Suscríbete GRATIS y recibe nuestros siguientes posts. Te aseguramos  contenido de Alto Valor y Calidad.