Ladillas

Ladillas

  Las ladillas, o Pthirus Pubis (piojos del pubis) son unos insectos diminutos que infectan la zona del vello del área púbica, donde depositan sus huevos. Esta infección se denomina Ftiriasis. Las ladillas también pueden encontrarse en el vello de las axilas o las cejas.

  La vía principal de transmisión de las ladillas son las relaciones sexuales, por lo tanto se les considera como una enfermedad de transmisión sexual. En raras ocasiones el contagio se da por contacto con otros objetos, como toallas o sabanas por ejemplo. Su picadura provoca una picazón en la zona y en ocasiones puede producir una reacción alérgica.

  Hay un mayor riesgo de contraer ladillas si se tienen múltiples parejas sexuales o si mantiene relaciones con una persona infectada.

  Las ladillas tienen tres fases distintas de crecimiento; liendre (huevos del piojo), ninfa (piojo ya nacido) y adulto.

Síntomas

Tener ladillas no siempre presenta síntomas; o que comiencen a notarse de 2 a 4 semanas después de haber sido infectado. Los síntomas más normales son la picazón e irritación de la piel. Esta picazón se produce por que las ladillas se alimentan de sangre, lo que provoca un prurito molesto que ocasiona molestias. El rascado puede dar lugar a la aparición de heridas o ulceras en la piel.

Diagnostico y tratamiento

  El diagnostico de las ladillas se hace mediante un simple examen visual por parte del medico, pudiendo ver los piojos, los huevos, o la irritación causada por el rascado.

  El tratamiento principal es a base de champús, cremas o lociones que contengan permetrina, que han de usarse para un correcto lavado de la zona genital infectada.  Este lavado debe realizarse aplicando la crema o champú sobre la zona infectada durante varios minutos, y luego aclararlo bien. También es recomendable usar un peine fino sobre el vello para eliminar los huevos que hayan podido quedar.

  También se recomienda lavar toda la ropa interior, pantalones, sabanas y toallas que tenga por la posibilidad de una posible reinfección, con agua caliente.

  Por lo general, el tratamiento suele funcionar a la primera y las ladillas desaparecen, pero si nolo hicieran seria necesario volver a acudir a su médico. Debe avisar a su pareja o a aquellas personas con las que haya mantenido relaciones para que acudan al medico y reciban tratamiento.

¿Te Ha Gustado el Post?   ¡No te pierdas los siguientes! Suscríbete GRATIS y recibe nuestros siguientes posts. Te aseguramos  contenido de Alto Valor y Calidad.