Laser de Holmio para la próstata

Láser de Holmio en Cirugía de Próstata

  La cirugía con láser de holmio es uno de los tratamientos quirúrgicos que se utilizan para tratar la hiperplasia benigna de próstata.

Su uso no se restringe únicamente para tratar la hiperplasia de próstata, sino también para muchas otras cosas, como puede ser la eliminación de cálculos renales por ejemplo. Los tratamientos realizados con el láser de holmio se conocen como enucleación prostática.

  En los últimos años se ha convertido en una de las técnicas más usadas y preferidas, pues se trata de uno de los métodos quirúrgicos menos invasivos; y presenta además, muchas mejores respecto a otros tratamientos quirúrgicos.

Tratamiento láser para problemas de próstata

  A diferencia de otros tratamientos, con el láser de holmio puede tratarse cualquier hiperplasia, independientemente del tamaño que haya alcanzado la misma.

  El procedimiento es el siguiente: primeramente se le aplica al paciente una anestesia local o epidural. A continuación, se introduce en la uretra un instrumento denominado resectoscopio. Utilizando a continuación el láser, se procede a retirar progresivamente el adenoma prostático del tejido fibroso que lo rodea y que obstruye el tracto urinario.

Beneficios del tratamiento con láser de holmio

  Presenta muchas ventajas respecto a otros tratamientos quirúrgicos. El sangrado durante la operación es mínimo, ya que el uso del láser posibilita una coagulación de los vasos sanguíneos casi instantánea. La posibilidad de que surjan complicaciones durante el postoperatorio son también mínimas. No queremos decir con ello que no haya la posibilidad de que surjan imprevistos, pues la cirugía prostática nunca está exenta de complicaciones, pero se reduce considerablemente el porcentaje de riesgo de algunos trastornos.

  La recuperación de la operación es rápida y el alivio de los síntomas se percibe casi al instante. Otro beneficio con respecto a otros procedimientos más tradicionales, como la cirugía abierta, es que, al no tener que realizarse ningún tipo de corte quirúrgico en nuestra piel, no queda en el cuerpo ninguna marca o signo.

  Tras la operación, se ha de mantener una sonda uretral durante un periodo de uno a tres días después de la operación, el cual es un tiempo inferior al de los otros tratamientos.

  En definitiva podemos afirmar que el tratamiento con láser de holmio puede plantear para el paciente algunos problemas como con cualquier tratamiento para tratar la hiperplasia de próstata, pero aporta un gran número de pros respecto a estos mismos tratamientos.

  Se debe señalar que el tratamiento con láser de holmio no perjudica en absoluto la erección en un alto porcentaje de pacientes.

  En Men Solutions de Clínica Menorca contamos con dos quirófanos totalmente implementados y un equipo de médicos y cirujanos de alta especialización y experiencia. No dude en consultarnos.

 
Más información puede llamar al telf. 91 328 0603 o simplemente rellenando el formulario y nos pondremos en contacto con Ud.

¿Te Ha Gustado el Post?   ¡No te pierdas los siguientes! Suscríbete GRATIS y recibe nuestros siguientes posts. Te aseguramos  contenido de Alto Valor y Calidad.