Linfogranuloma Venéreo

Linfogranuloma Venéreo

  El linfogranuloma venéreo (LGV) es una infección de transmisión sexual causada por 3 tipos distintos de la bacteria Chlamydia trachomatis, el L1, L2 y L3, y afecta a los ganglios linfáticos de los genitales. Esta no es la misma bacteria que causa la infección de la clamidia.

Curiosidades sobre el LGV

  • Esta enfermedad es muy poco frecuente en países desarrollados, y suele darse en países que tienen un clima tropical o subtropical.
  • Se considera una infección endémica en países de África, Centroamérica, Sudamérica, la India, el Caribe y el sudeste Asiático.
  • Aunque afecta tanto a hombres como mujeres, es más común que aparezca en los varones, y el principal factor de riesgo para sufrirlo es ser VIH positivo.

 

Síntomas del Linfogranuloma Venéreo

  Los síntomas de esta infección pueden aparecer en un periodo comprendido entre 4 días después de la infección a un mes después. Los síntomas  se van manifestando en 3 distintas fases:

  • Fase 1: Aparece una lesión en la zona genital (prepucio, glande o escroto), similar a un grano o una ampolla. Esta lesión se transforma en una úlcera. Esta lesión suele ser asintomática, no presenta molestias, y suele desaparecer por si sola al cabo de unos días sin dejar cicatriz. Puede aparecer entre 3 y 30 días después de contraer la infección.
  • Fase 2: Esta fase puede producirse entre las 2 y las 6 semanas posteriores a la infección. Se caracteriza por la inflamación de los ganglios linfáticos. En los hombres los ganglios inflamados generalmente son los de la zona inguinal, mientras que en las mujeres pueden ser también los inguinales, o los ganglios iliacos; siendo los inguinales los más comunes tanto en hombres como mujeres. Se produce una masa inflamada en el interior del tejido que va formando abscesos que pueden formar bubones, los cuales pueden romperse y formar fistulas. Es en esta fase cuando se dan los principales síntomas, como fiebre, dolores musculares, pus o sangre en el recto, dolor durante las deposiciones, diarrea, etc.
  • Fase 3: en esta fase se pueden producir complicaciones realmente severas, como ulceras crónicas, hipertrofia granulomatosa, fistulas y abscesos en la zona del recto, etc.

Tratamiento de LGV

  El linfogranuloma venéreo puede ser diagnosticado a través de los exámenes físicos y del análisis de la sangre, o de una biopsia de los ganglios linfáticos.

El tratamiento para curar esta infección es a base de antibióticos, como:

  • la tetraciclina
  • la azitromicina
  • la doxiciclina 
  • la eritromicina

 

Deberán tomarse hasta la curación total, un periodo de unas 3 semanas normalmente. Los bubones deberán ser drenados con una aguja. Durante el periodo que dure el tratamiento debe abstenerse de tener relaciones sexuales, y debe avisar a aquellas personas con las que haya mantenido relaciones para que se sometan a un examen.