Masajes eróticos

Masajes Eróticos

   Los masajes eróticos son una práctica dentro de las actividades sexuales que pueden ayudar a mejorar la relación de pareja y la relación sexual, siendo una manera de mejorar la pasión a través del contacto físico.

Los masajes son una manera perfecta de fortalecer la intimidad en la pareja, los masajes eróticos lo son más aún. Nos ayudan a conectar y a conocer mejor el cuerpo de nuestra pareja ¿Sabes cómo realizarlos? A continuación os damos una serie de técnicas y consejos que puedes probar y llevar a cabo con tu pareja.

Beneficios de los masajes eróticos

  Un masaje erótico, ayuda a estimular las terminaciones nerviosas del cuerpo y humano, y por supuesto, de las zonas erógenas de hombres y mujeres.

  Lo primero de todo es el ambiente. Realízalo en un sitio cómodo y cálido y sin distracción (teléfonos, televisores…). También puedes favorecer la atmósfera con una luz tenue y una música relajante.

   Usa algún tipo de aceite corporal para que las manos puedan deslizarse cómodamente y no dañar la piel de tu pareja. Existen muchos aceites de masajes afrodisíacos en le mercado para la práctica de masajes eróticos.

   Es importante mantener el contacto con toda la palma de la mano durante todo el tiempo. Empieza por zonas menos activas del cuerpo, como la cabeza o el cuello, los brazos, las piernas y la espalda. Tomate tu tiempo y hazlo con delicadeza, no tengas prisa por llegar a la zona genital. Puedes combinar el masaje de tus manos con besos y caricias. Lo más importante es dejarse llevar por los instintos.

   Después pasamos al plato fuerte, la zona genital. Nuevamente hazlo todo con calma y sin prisa, expande de nuevo el aceite y déjate llevar. Para los hombres puedes echar el aceite entre la pelvis y la zona escrotal, y a continuación masajear lenta y pausadamente la zona del escroto y del pene con movimientos que hagan disfrutar a la pareja. También puede probarse a masajear la próstata. Para las mujeres podéis aplicar el aceite sobre la zona de la vulva y proseguir con movimientos ascendentes y descendentes con ambas manos.

    Estos son solo una serie de consejos que puedes llevar a cabo, lo más importante es dejarse llevar y sobre todo experimentar con tu pareja. Con el tiempo llegaras a conocer perfectamente su cuerpo y lo que le gusta. Y sobre todo no olvides que este tipo de prácticas ayudan a afianzar y consolidar la relación.