Sífilis

Sífilis

  La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria espiroqueta Treponema Pallidum. Esta
enfermedad o infección se suele catalogar en tres tipos, aunque en realidad son tres fases del estado de la enfermedad, primaria, secundaria y terciaria.

La Sífilis es una de las enfermedades de transmisión sexual más abundante junto con el VIH y la gonorrea, siendo el número de casos que aparecen al año cercano a los del VIH. Es una enfermedad muy antigua, pues se han encontrado restos humanos de miles de años que presentan algunos posibles signos de haber sufrido sífilis.

  La sífilis se puede contagiar de muy diferentes maneras.  Así, una de las vías de contagio más evidentes de la de mantener relaciones sexuales no seguras con personas que están infectadas.  Otra vía de contagio de esta enfermedad es de madres a hijos. De este modo, si la madre está infectada de sífilis en el momento de la gestación o del parto, puede contagiar a sus hijos. No se ha de descuidar la posibilidad de contagio de la sífilis por medio de sexo oral o anal con una persona infectada.

 La Sífilis es una enfermedad que afecta principalmente al área genital, los labios o el ano y no entiende de género, por lo que afecta tanto en hombres como a mujeres. Según estudios realizados, aquellas personas que están en un alto riesgo de padecer sífilis son los jóvenes varones de entre 15 y 25 años.

En una ocasión describimos los síntomas y complicaciones de la sífilis que pueden agruparse en 3 fases, dependiendo de su gravedad. Así podríamos hablar de la Sífilis primaria, secundaria y teciaria (muy desarrollada y en fase avanzada).

Tratamiento de la Sífilis

  Las sífilis se puede tratar fácilmente si se descubre a tiempo, por lo que si padece algunos de los síntomas iniciales de la sífilis no dude en acudir a un médico. Los problemas iniciales de la sífilis son tratados con antibióticos, como la doxiciclina o la tetraciclina. Estos antibióticos mataran la bacteria. La duración del tratamiento dependerá del estado en el que se encuentre la infección y de la salud del propio paciente. Para las mujeres embarazadas el tratamiento se realizara con penicilina.

  No deben mantenerse relaciones sexuales hasta que se esté completamente curado y las yagas y ulceras hayan desaparecido. Si nos diagnostican sífilis debemos avisar a aquella o aquellas personas con las que hayamos mantenido contactos íntimos para que se realicen las pruebas médicas pertinentes.